ENCUÉNTRANOS EN REDES SOCIALES:

Como pasó en aquella histórica manita del FC Barcelona al Real Madrid con Cristiano Ronaldo, Pep Guardiola tuvo un 'encontronazo' con un jugador rival. Esta vez, previo a un saque de banda en el derbi de Manchester, el catalán se demoró en darle el balón a Wayne Rooney, provocando que el capitán del United comenzara a manotear/empujar.

Pep se hizo el sorprendido tras la reacción de Wayne, pero está claro que quiso jugarle al vivito para que el United tardara un poco más en poner el balón en juego. Al final, los dos protagonistas, entendiendo que tienen los ojos del mundo encima, se dieron la mano.

Danos tu opinión