ENCUÉNTRANOS EN REDES SOCIALES:

PUDO CAMBIAR TODO: La historia de la increíble segunda tarjeta amarilla que le perdonaron a Sergio Ramos en la final del Mundial de Clubes

En el tramo final del tiempo regular de la final del Mundialito, el árbitro, claramente, quiso mostrarle una tarjeta amarilla (habría sido su segunda) a Sergio Ramos, pero al final se arrepintió.

Real Madrid hizo lo que tenía que hacer, pero no se puede dejar de hablar de una acción que pudo haber cambiado el desenlace de la final del Mundial de Clubes entre el equipo de Zinedine Zidane y el Kashima Antlers de Japón.

Corría el minuto 89 del partido, cuando Sergio Ramos, que ya estaba amonestado, frenó a Kanazaki con una clara falta, luego de que éste lo pasara con una fantástica pantalla. La infracción fue clarísima y el japonés se encaminaba a iniciar una contra con condiciones favorables para su equipo, lo que le daba argumentos al árbitro para mostrarle una segunda tarjeta amarilla al capitán del Real Madrid.

El árbitro Sikazwe (Zambia) tenía claro que era una jugada de tarjeta amarilla, e incluso se llevó la mano al bolsillo y mandó llamar a Sergio, pero algo pasó que, al final, decidió no mostrarle nada. La decisión dejó atónitos a los jugadores del Kashima y también llegó a sorprender a los jugadores del Madrid, quienes, entendiendo lo que había hecho su capitán y al ver los gestos del árbitro, se iban preparado mentalmente para encarar los últimos minutos del encuentro con uno menos.

Quizá le dijo algo uno de sus auxiliares o quizá algo le dijeron sus asistentes de vídeo, pero la imagen es clarísima: el árbitro central quería mostrarle la segunda tarjeta amarilla a Ramos y, al final, se rajó.

INSÓLITO: EL ÁRBITRO SE ARREPINTIÓ DE SACARLE UNA CLARA SEGUNDA TARJETA AMARILLA A RAMOS EN LA FINAL DEL MUNDIAL DE CLUBES

Y, bueno, por más que el triunfo del Real Madrid en el tiempo extra fue claro, en Japón no se dejarán de preguntar qué hubiera pasado si el árbitro hubiera hecho su trabajo correctamente. En ese momento Kashima era superior al Real Madrid, así que, jugando con superioridad numérica, es probable que la resolución de la final hubiera sido distinta...

Por cierto, los jugadores del Real Madrid estaban tan conscientes de que le perdonaron la roja a Sergio Ramos que lo primero de lo que hablaron con él, tras el silbatazo final, fue de esa jugada.

Danos tu opinión