Resto del mundo

Derlis: “Ver a mis compañeros con lágrimas en los ojos no tiene precio, nadie confiaba en nosotros”