Resto del mundo

Pulido: “Después de la tormenta, viene la calma…”